Sobre el Virus de Inmunodeficiencia Felina

 

En la revista Eroski Consumer podemos leer un artículo sobre la temible Inmunodeficiencia Felina, de escasa incidencia para los gatos que permanecen dentro de las casas, pero con mucho peligro para lo que salen a la calle.

El problema de esta enfermedad es que no es una enfermedad en sí misma, sino que el gato tiene las defensas bajas y le surgen dolencias como resfriados, gastroenteritis, problemas en la piel… o varias al mismo tiempo. Así que, no es fácil detectarlo. Pero, si vemos al gato menos activo, inapetente o que recae de una enfermedad o no responde bien al tratamiento, lo mejor es acudir al veterinario para que le realice el test para determinar si tiene anticuerpos del virus. En la revista se indica que el coste de la prueba es de unos 30 euros.

Como, de momento, la vacuna no está disponible en Europa -sí en países como EEUU, Nueva Zelanda, Japón y Australia- lo único que se puede hacer es tratar de prevenir la enfermedad mediante estas recomendaciones:

  • Evitar que nuestro gato contacte con otros gatos desconocidos que no están controlados sanitariamente. Es la principal vía de contagio.
  • Si vamos a traer un gato nuevo a una casa donde ya hay otros felinos, antes realizarle la prueba para descartar que esté infectado.
  • Esterilización, para que el gato/a no quiera escaparse fuera del ámbito doméstico, ni buscar pelea por el territorio o por una hembra.
  • Alimentarlo con un pienso de buen calidad -alta gama- que potencian el sistema inmunitario.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios