El verano y las garrapatas

Con el verano, las garrapatas se animan especialmente y están esperando escondidas en la hierba a que nuestro perro pase para morderlo y darse un banquete con su sangre. El riesgo de infecciones es alto y pueden transmitir enfermedades muy graves, esto lo digo por experiencia propia.

Para que no se acerquen a nuestro pequeño amigo, la higiene es fundamental. A las garrapatas les gusta poco un perro bien limpito. Pero, ojo, los cachorros no hay que bañarlos hasta que terminen su calendario de vacunación.

Hay muchos productos contra las garrapatas, collares, sprays, champús y lociones antiparasitarias… personalmente utilizo las pipetas y hasta ahora me han ido muy bien. Una vez más, cuidado con los cachorros, consultar con el veterinario antes de usar cualquier producto con ellos.

Si encontramos una garrapata en la piel de nuestro perro, hay que sacarla con cuidado, podría quedarse parte de su cuerpo dentro. Cuando me he encontrado un perro abandonado, casi siempre tenían garrapatas, y utilizaba aceite de oliva. Echo unas gotas, espero y el bicho suele salir solo, se desprende de la piel. Si no lo vemos claro, sin pensamos que se ha podido quedar dentro algo, mejor ir al veterinario.

Como la garrapata muerde, queda herida tras quitarla. Así que hay que curarla, primero con jabón y agua templada. Luego con un antiséptico de yodo, reducido con la misma cantidad de agua. Después, mejor dejar la herida al aire pero cuidando que el animal no se la toque.

zp8497586rq
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios