Qué hacer en caso de atragantamiento

Sin d

uda, ésta es la situación más angustiosa a la que puede enfrentarse nuestro perro, junto con la torsión gástrica. Puede ser que, jugando o comiendo, algo se le quede atrapado en la garganta. El animal intentará quitárselo con la pata, se sofocará, jadeará y estirará el cuello buscando oxígeno.

Deberemos intentar sacar lo que le asfixia, con la mano y con mucho cuidado. Si no da resultado, habrá que hacer la maniobra de Heimlich. Tumbarle de costado, ponerle las palmas de las manos sobre la última costilla y dar cuatro empujes rápidos y secos. Comprobar si lo ha expulsado y repetir los empujes hasta que lo haga.

Si tampoco logramos que lo expulse así, hay que llevarlo rápidamente a urgencias veterinarias. Hay que hacerlo en todo caso, porque aunque lo expulse, puede no haberlo expulsado del todo o haber sufrido daños durante las maniobras para echarlo.

Ojalá nunca nos veamos en una situación así.

Parte de esta información está extraida de animalmascota.com

zp8497586rq
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios