Matan a un galgo de un tiro a diez metros de su dueño

Los autores de la “hazaña”, cuatro cazadores con uno de esos permisos para matar perros asilvestrados, que sólo sirven para que los cazadores practiquen disparando sobra perros abandonados. El dueño del perro, que está desolado, ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil. No queremos que sea uno más para la terrible estadística. Es hora de actuar y acabar con esta sinrazón.

A continuación, reproducimos el comunicado de La Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Madrid (FAPAM), – que se presentará como acusación particular en el juicio- cuya lectura recomendamos encarecidamente.

El pasado 18 de julio, en un coto de caza de la localidad madrileña de Cobeña, un galgo fue abatido de un tiro. El animal murió dos horas más tarde en una clínica veterinaria donde nada se pudo hacer por salvar su vida. Los autores del disparo fueron cuatro cazadores que contaban con un permiso de la Consejería de Medio Ambiente para matar perros asilvestrados. El dueño del animal, que paseaba a escasos diez metros de él cuando fue abatido, quedó totalmente desolado ante las graves heridas que presentaba su perro. El animal estaba perfectamente identificado con microchip y vacunación de la rabia al día.

La Federación de Asociaciones Protectoras de Animales de Madrid (FAPAM) lleva años luchando contra estas autorizaciones, que sólo sirven para que los cazadores practiquen su afición disparando sobre perros abandonados, viendo así prolongada la temporada de caza. Es evidente la escasa capacidad discriminatoria de estas personas armadas, que disparan impunemente sobre un pobre galgo (y todos sabemos que los galgos no se asilvestran) si se coloca delante de su escopeta, sin importar mucho si es salvaje o doméstico.

El propietario del animal interpuso ese mismo día denuncia ante la Guardia Civil. La FAPAM, por su parte, se personará como acusación particular en los Juzgados para que este caso no quede en un simple dato estadístico.

Queremos que la muerte de este pobre galgo sirva para que los políticos vean lo cruel, innecesario y absurdo de estos permisos. Todos los años se regula la temporada de caza. En el presente, la Orden 1942/2010 de 10 de junio, por la que se fijan las limitaciones y épocas hábiles de caza que regirán la temporada 2010-2011, dice en su artículo 5, punto 5, lo siguiente:

(

Comentar

Comentarios