La higiene de los ojos, boca y oídos de nuestras mascotas

Nuestros amigos necesitan una buena higiene en sus ojos, boca y oídos, y algunas razas más que otras. Al menos una vez a la semana debemos ocuparnos de ello.

La limpieza de los oídos:
Nunca limpies las orejas de tu perro hurgando con un bastoncillo.
Utiliza un producto especial para la limpieza de los oídos o una gasa humedecida en suero fisiológico.
La frecuencia depende del tipo de perro, requiriendo más cuidados los que tienen las orejas caídas.
Procura hacerlo siempre a una cierta distancia, por si el perro ha tenido alguna experiencia dolorosa anteriormente por otitis.

La limpieza de los ojos

Los ojos de tu perro tienen que estar brillantes y sin legañas. Si aparecen legañas verdosas, consulta a tu veterinario. Puede ser el primer indicio de una infección.
Pasa alrededor de los ojos una gasa húmeda, pero también puedes utilizar una solución oftálmica que te recomiende el veterinario.
La higiene ocular tiene que ser constante en los perros con los ojos saltones (tipo pequinés o boxer) y con los ojos “tristes” (tipo basset hound o cocker).

La limpieza de la boca:

Para evitar que el sarro se acumule y acabe produciendo gingivitis y periodontitis, emplea un cepillo y un dentífrico de uso específico para perros.
Para ayudar en la eliminación del sarro, puedes recurrir a productos masticables a la venta en tiendas especializadas.
En casos muy extremos, lo más recomendable es acudir al veterinario para que haga una limpieza a fondo.

Fuente: fundacion-affinity.org

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios