El velatorio de un perro en Puerto Rico, podría acabar en multa

Lástima que un acto tan bonito pueda acarrear consecuencias para Eusebio Carrasco, que se expone a una sanción de casi 4.000 euros por organizar el velatorio de su perro en la funeraria de su propiedad.

Las razones que da el Ministerio de Sanidad son que debería haber sido embalsamado previamente, lo que podría suponer un riesgo sanitario. Debería haber pedido una dispensa. El presidente de la Cámara de Dueños de Funerarias de Puerto Rico, ha mostrado más sensibilidad, y ha criticado la forma en que se llevo a cabo el velatorio, no el derecho del animal al mismo.

Brownie, que así se llamaba el perrito, tuvo posteriormente un funeral al cual llegaron decenas de propietarios de perros con sus mascotas. ⤽Cuiden a sus animales, se han llevado un pedazo de mi alma⤝, dijo su desconsolado dueño durante el entierro, en un pequeño panteón.  Nosotros nos quedamos con sus palabras ⤽Yo hago esto para crear conciencia de que las mascotas se deben cuidar porque son parte de nuestro núcleo familiar”.

zp8497586rq
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios