Medicinas para humanos que son tóxicas para nuestras mascotas

perro-cachorro-medicinas

Aunque hay excepciones, los perros tienen sus propias medicinas que nos debe recetar el veterinario. Una simple aspirina o paracetamol pueden llegar a ser mortales.

Nuestras mascotas son de la familia y por ello muchas veces podemos cometer el error de pensar que si cuando nos duele la cabeza nos tomamos un ibuprofeno, si a nuestro peludo le duele una pata, también le irá bien tomar uno. Tremendo error que muchos hemos cometido.

Vamos a centrarnos en la aspirina y el ibuprofeno. Para frenar la inflamación, el dolor y la fiebre, inhiben en nuestro organismo una enzima que también hace funciones esenciales como llevar sangre a los riñones, producir la mucosa que protege el aparato digestivo, o participar en la coagulación de la sangre. El problema es que los perros y gatos no son capaces de eliminar tan rápido como nosotros las sustancias antiinflamatorias y se produce una intoxicación – no es necesario que sea en tomas prolongadas, puede ser en una sola toma- que se puede presentar con problemas gastro-intestinales, hemorragias o daños severos en los riñones e hígado.

En cuanto al paracetamol, en los perros puede provocar insuficiencia hepática o hemorragia interna y los gatos son aún más susceptibles de sufrir gravísimas alteraciones sanguíneas.

Los animales, sean perros, gatos, aves o cualquier otra especie, tienen en general sus propios medicamentos, adaptados para ellos y formulados con compuestos específicos para ellos y en las dosis que precisan. Son los veterinarios los que deben recetarnos estos medicamentos, y aunque están a la venta en establecimientos de productos para animales, cada vez son más las farmacias para humanos que también son farmacias veterinarias y disponen de los medicamentos que precisan nuestros pequeños amigos de cuatro patas.

Sí que hay otras medicinas “humanas” que pueden tomar nuestros peludos. En mi caso personal, toman Omeprazol o Primperan para el estómago, pero siempre prescrito por el veterinario, que es el que sabe qué fármacos debe tomar y en qué dosis. También les doy manzanilla en la boca con una jeringa, pero primero hay que consultar al veterinario la cantidad que deben tomar, y externamente también se puede usar para limpiarles los ojos. Para este fin, también sirve el suero fisiológico.

En todo caso, siempre hay que llamar al veterinario y también podemos consultarle qué podemos dar a nuestra mascota cuando tenga, por ejemplo, algo de diarrea o vómitos que consideremos tan leves que no necesitan de atención veterinaria.


Fuentes | consumer.es | vetformacion.com

Comentar

Comentarios