Admitida la denuncia de Justicia Animal contra el “veterinario” de Torrejón de Ardoz

Nos alegra infinitamente que haya sido admitida a trámite la denuncia que presentó Justicia Animal contra el veterinario de la Perrera Municipal de Torrejón de Ardoz, por presunto maltrato animal. Ha sido uno de los casos más terribles de crueldad que hemos conocido, y esperamos que, como mínimo, quede inhabilitado en su profesión y en cualquiera similar que implique tratar con animales. Lo que no sé es cómo una persona así ha podido estudiar la carrera de veterinaria, que debe ser vocacional y debe llevar siempre por bandera el respeto y el amor hacia los animales y el deseo y convicción de salvar su vida y evitarles cualquier sufrimiento.

El pasado mes de julio actual, Justicia Animal (www.justicianimal.org) denunció ante Seprona al veterinario de la perrera municipal de Torrejón de Ardoz, por unos hechos presuntamente constitutivos de un delito en el Código Penal según el Art. 337: ⤽El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales⤝.

El pasado marzo actual, la trabajadora de la perrera aviso al veterinario que tiene contratado el Ayuntamiento, una perra tenía problemas y no podía parir. El veterinario durante tres días le dijo que era normal, que todo estaba bien. Días después, por la noche, la trabajadora se paso a ver a la perra y la vio en muy malas condiciones por lo que llamo al veterinario, que se persono en la perrera. Efectivamente la perra estaba muy mal y al veterinario no se le ocurrió otra solución que operarla en un cuarto de la perrera que no estaba preparado para ser utilizado como quirófano. Las dos personas presentes propusieron al veterinario trasladar al animal a una clínica, que ellas se hacían cargo de los gastos, pero el veterinario se negó en rotundo.
Durante la cirugía, los testigos vieron como la perra permanecía rígida pero despierta y emitía quejidos de dolor. Al animal no se le puso tan siquiera una vía intravenosa para poder administrarle suero. De todos los cachorros, tan solo dos sobrevivieron.  El veterinario dejo a la perra tirada en el cuarto medio muerta y le dejo a los dos cachorros recién nacidos a su lado. Dos horas después, durante su ronda de la policía local encontró a los dos cachorros muy mal y a la perra agonizando. Pudieron trasladar a los cachorros a una clínica veterinaria, perro nada se pudo hacer por la perra que murió desangrada por la boca.
Según Matilde Cubillo Presidenta de Justicia Animal ⤽Lo que ocurrió esa noche en ese cuarto fue una verdadera carnicería. A ese veterinario se le debería de retirar su licencia de veterinario. Practicar una cirugía de riesgo a una perra en un cuarto cualquiera de una perrera es inadmisible. Más aun cuando el animal estaba consciente y se quejaba ya que sentía el dolor. Todo esto por no haber atendido a la perra los días anteriores cuando se le comunico que tenía problemas en parir⤝.

Justicia Animal denuncio los hechos ante Seprona que actuó rápidamente trasladándose a la perrera y retirando el cuerpo del animal para realizarle una necropsia en la Facultad de Veterinaria de la Complutense. Se siguió la cadena de custodia del cuerpo del animal hasta su llegada a la facultad. Cubillo añade ⤽El veterinario sometió a la perra a una tortura terrible, siendo él consciente de su sufrimiento ya que la perra estaba despierta y se quejaba. Eso es un presunto delito de maltrato animal. Está persona debe pagar por ello y pediremos la máxima pena que contempla la justicia, un año de cárcel. Lo más indignante para nosotros es que este veterinario sigue siendo el veterinario de la perrera municipal del municipio⤝.
El Juzgado de Instrucción nº 7 de Torrejón de Ardoz ha admitido a trámite la denuncia por presunto maltrato animal interpuesta al veterinario y ha admitido la personación de Justicia Animal en el caso. Cubillo añade, ⤽Ahora tenemos que esperar a que se pronuncie la justicia, aportaremos al juicio todas las pruebas que  demuestren el sufrimiento que paso la perra siendo operada sin la anestesia adecuada y como el veterinario la dejo tirada en el frio suelo de la perrera, agonizando hasta que murió sola, desangrándose por la boca y sin ninguna atención veterinaria.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios