China dice no a la tortura taurina

De “inaceptable” ha calificado Zhang Dan, fundadora del grupo Protección de los Animales en los Medios, el proyecto que pretendía exportar la tortura de las corridas de toros a China. “El toreo es cruel, salvaje y sangriento. Creo que es inmoral exportar una tradición cuando ya empieza a extinguirse en su lugar de origen. ¿Por qué no traer otros productos de la excelente cultura española y sus maestros?” ha añadido. Afortunadamente, la oposición a este descabellada idea ha sido tal, que se ha paralizado totalmente.

Todo comenzó cuando un vallisoletano, anunció que había acordado con las autoridades del distrito pequinés de Huairou construir un ruedo y exportar cien vacas y cien toros bravos desde España. Ese ruedo, no sólo acogería corridas, sino que también formaría toreros.

El cronista de las corridas en diferido que retransmite la televisión de Tianjin, estaba frotándose las manos, naturalmente. Esas retransmisiones registran una media del 7% de la audiencia. Pero, la oposición ha sido mayoría, y así lo ha reconocido Zhou Huaiming, director de la comisión de Ciencia y Tecnología de Huairou. Viajó a España para negociar el proyedto, pero a su regreso a China todo se paró por la enorme oposición levantada.

La empresaria minera Wu Junlin se ha encargado de llevar el caso hasta el legislativo chino: “Sentí asfixia al enterarme de la noticia”, ha señalado a Efe, escandalizada por el hecho de que el toreo “mate a los animales por su alto beneficio comercial”. Ahí ha dado en el clavo de por qué se mantiene esta barbarie en pleno siglo XXI.

Comentar

Comentarios