La vitamina D protege de la insuficiencia cardiaca

insuficiencia cardiaca perros

La insuficiencia cardiaca es una de las enfermedades caninas más frecuentes, y mucho más a medida que van cumpliendo años. Los que la hemos sufrido, vemos como nuestro perro jadea más de la cuenta, y a veces sin motivo aparente, o tose sin estar acatarrado o cuando llegamos a casa y se pone contento. En el caso del primer caniche que tuve, Jaky, llegaba a desmayarse cuando hacía ejercicio.

Pues bien, un extenso estudio coordinado por el veterinario Marc Kraus, ha demostrado que la vitamina D guarda relación con el riesgo de insuficiencia cardiaca. De hecho, se habla de un papel determinante a la hora de prevenirla.

Los perros no absorben la vitamina D por la piel, a través del sol, como lo hacemos las personas, así que se le debe proporcionar en su alimento. Tienen vitamina D el pescado azul (caballa, atún, salmón, sardinas), el hígado y los cereales. También podemos adquirir suplementos de vitamina D en las clínicas veterinarias y establecimientos especializados en animales, pero, en todo caso, debemos comentarlo con nuestro veterinario antes de dárselos.

La insuficiencia cardiaca, según un estudio de la Universidad de Tufts, afecta a uno de cada diez canes, pero el riesgo aumenta con la edad, de tal modo que uno de cada cuatro perros entre 9 y 12 años, la padece, así como el 75% de los perros que han cumplido los 16 años.

Fuente: Cornell Chronicle

Comentar

Comentarios