La exterminadora de Parque animal entrará en prisión

El Refugio consigue que entre en prisión,  por primera vez en España, un maltratador de animales.

 El Refugio consigue que entre en prisión, por primera vez en España, un maltratador de animales.

El Juez del Juzgado de lo Penal Número 14 de Málaga, dice textualmente en el auto: Requiérase a Carmen Marin, para que en el plazo improrrogable de cinco dias, ingrese voluntariamente en prisión, bajo apercibimiento de acordar su busca y captura.

“Día histórico para la protección animal. Llevamos 20 años consiguiendo condenas de maltrato animal y por fin, vamos a conseguir que ingrese en prisión un maltratador de animales en España.”. Estas son las emocionadas palabras de Nacho Paunero, Presidente de la protectora El Refugio, tras conseguir que “La Exterminadora de Parque Animal”, Carmen Marín, ingrese en prisión en los próximos 5 dias para cumplir la condena de 3 años y 9 meses de cárcel.

La propia Carmen Marín administraba un producto eutanásico en menor dosis de la necesaria para ahorrar dinero, lo que provocaba en los animales una agonía interminable en la que experimentaban, con plena consciencia, un profundo sufrimiento. Animales sanos, jóvenes, perras preñadas y camadas completas de cachorros, eran repetidamente conducidos a una zona restringida para los empleados del centro, donde procedía a su doloroso exterminio. En los periodos de verano llegaban a producirse hasta tres tandas de exterminio cada semana. Era tal el ritmo de sacrificios que la acusada compró 15 litros de eutanásico, 25 veces más de lo que se consume normalmente en una clínica veterinaria en el periodo investigado.

La sentencia condena también a Carmen Marín por intrusismo profesional, al administrar el producto mortal sin la titulación necesaria y por falsedad documental ya que simuló la firma y sello de veterinarios en los listados de animales incinerados para poder cobrar el servicio del Ayuntamiento de Torremolinos.

Además de los tres años y nueve meses de cárcel por maltrato animal, falsedad documental e intrusismo, le impone una multa de cerca de 25.000 euros atendiendo a la capacidad económica de la acusada que cuenta, en propiedad, con más de 30 pisos y 3 locales comerciales en la capital malagueña. Deberá indemnizar a los socios de Parque Animal y a uno de los veterinarios a los que despidió. La sentencia también condena al empleado de Parque Animal acusado en este proceso como autor de los delitos de maltrato animal e intrusismo por cooperar con los sacrificios y la administración irregular del eutanásico.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios