Gatos con Hipertiroidismo

Gatito

Los gatos pueden padecer hipertiroidismo, y es una enfermedad relativamente moderna, ya que los primeros casos datan de 1970.

El hipertiroidismo es una enfermedad que afecta a distintos órganos y es producida por la excesiva producción de hormona T3 y T4. Parece que es más de gatos mayorcitos -tan sólo el 5% de los afectados tienen menos de 10 años- y aunque afecta a todas las razas, los Siameses y los Himalayos tiene menos riesgo.

Al afectar a varios órganos, los síntomas son muy variables, y muchos gatos mantienen buen apetito y están activos hasta que empiezan a perder peso o sufrir otros síntomas más evidentes. Es propio del hipertiroidismo que pierda peso y muestre el pelo desgreñado, con excesiva muda y nudos. Además, se mostrará inquieto, difícil de examinar, incluso con agresividad si se intenta, ya que la enfermedad les hace tolerar peor las situaciones de tensión.

Como decimos, el gato puede estar inquieto, irritable, incluso desorientado, y tener menos facilidad para saltar y fatiga ante la actividad física. Puede haber aumento de apetito o alternar periodos de escaso consumo con otros de consumo normal o exagerado. También diarrea o mayor volumen de heces, y también se puede dar que haya grasa en éstas.

tiroides gato-2

Generalmente, el aumento de tamaño de uno o los dos lóbulos tiroideos se puede detectar por palpación.

En gatos mayores, no es raro que se den al mismo tiempo hipertiroidismo e insuficiencia renal, y suceder que cuando se está controlando lo primero, surja un fracaso renal.

Para detectar el hipertiroidismo, hay que hacer análisis muy especificos e incluso repetirlos, porque a veces, pueden dar falsos valores normales. A estos, hay que añadir pruebas paralelas para ver los órganos que pueden estar afectados, porque el tratamiento dependerá de esto último. Se puede tratar de tres maneras: operación, yodo radioactivo o administración de fármacos. Los dos primeros curan la enfermedad, y el tercero, la controla.

Generalmente, el aumento de tamaño de uno o los dos lóbulos tiroideos se puede detectar por palpación.

Podeis leer el artículo completo, del veterinario José Enrique Zaldívar, pinchando aquí

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios