El precioso patito mandarín que ha aparecido en Nueva York

captura-pantalla-pato-mandarin

Desde primeros de octubre, este patito mandarín típico de Asia hace las delicias de los neoyorquinos que no dejan de fotografiarlo.

Si hay algo que nos enamora de las películas ambientadas en Nueva York, además de la Navidad y la nieve, es Central Park. ¿Quién no se ha imaginado paseando en otoño por ese idílico lugar? Pues bien, ahora tiene un atractivo extra: se trata de un patito mandarín que se unió hace un par de meses al resto de patitos que allí habitan.

Nadie sabe cómo ha llegado hasta allí un ave oriunda de Asia y Siberia, pero se ha confirmado que no ha escapado de ningún zoológico y se le ha visto una anilla de identificación en una patita que apunta a que estaba en cautividad y nadie lo reclama porque allí es ilegal tener de mascota un animal de estas características.

El caso es que desde que fue fotografiado y subido a las redes se ha desatado una lógica expectación y tanto los habitantes de la ciudad como los turistas están volcados en hacerle fotos, grabarlo y subirlo a las redes sociales. Esta es la cuenta de Twitter donde están siguiendo las andanzas del patito twitter.com/BirdCentralPark

La preocupación se cernió sobre los neoyorquinos cuando el lunes 5 dejó de ser visto y se temió lo peor. Pero, afortunadamente, a los tres días volvió a aparecer, y se supone que esos días decidió recorrer otros estanques de Central Park. El lago en el que suele estar, “The Pond”, tiene unos 14 mil metros cuadrados y forma de coma

Este ave tampoco se libra de la depredación de los seres humanos: según leemos en wikipedia esta especie estaba muy extendida por Asia oriental pero las exportaciones masivas para parques y colecciones y la destrucción de su hábitat ha reducido considerablemente su población, que se estimaba en 2015 de unos 65-66 mil individuos.

El pato mandarín suele habitar zonas forestales densas, cerca de lagos poco profundos, charcas o lagunas. En Asia oriental son portadores de buena fortuna y amor conyugal, por eso en las bodas más importantes de China se regala una pareja de patos mandarines.

El problema es que, aunque el patito parece estar sano y se ha integrado con sus compañeros, todos sabemos el frío extremo al que se llega en Nueva York, que hace que los lagos se congelen y existe la duda de cómo podrá alimentarse de los insectos y vegetación situados en la superficie del agua. Aunque, según el responsable de la cuenta de Twitter que mencionamos anteriormente, suele quedar una parte líquida en los estanques. Esperamos que estén pendientes de esto y el patito no corra ningún peligro aunque llegue el invierno. 

Comentar

Comentarios