El colaborador de la Exterminadora de Parque Animal, a prisión

 

Exterminadora-carmen-marin-felipe-barco

Felipe Barco y Carmen Marín sentados en el banquillo de acusados a punto de ser juzgados

 

 

Felipe Barco, colaborador de Carmen Marin, la Exterminadora de Parque Animal, entrará en prisión.

Desde la protectora El Refugio como acusación popular, celebran la decisión del juez Jose Manuel Ruiz Garcia del Juzgado de lo Penal, nº14 de Málaga, que requiere el ingreso en prisión de Felipe Barco en el plazo improrrogable de 5 dias.

Es la primera vez en España, que un juez dicta prisión por maltrato animal con una pena inferior a los dos años, debido a la gravedad de los hechos cometidos. La condena de Felipe Barco es de un año de prisión.

Desde la protectora El Refugio aplauden el auto del juez que dice de forma textual: ”.., reflejo de la gravedad de la conducta desarrollada por el condenado y la extrema alarma social que conductas como la desarrollada por el mismo producen en nuestra sociedad y cultura occidental, cada vez más sensibilizada respecto del respeto y protección en los derechos de los animales, no procede en el presente caso la concesión de la suspensión ordinaria ni extraordinaria.

 “Felicitar al Juez, Jose Manuel Ruiz Garcia por haber tomado una decisión histórica para la protección animal, y animar a todos los jueces a tomar decisiones como esta.”  Concluyó Nacho Paunero, presidente de El Refugio.

El pasado 30 de noviembre ingreso en prisión Carmen Marín, la Exterminadora de Parque Animal, la cual  administraba un producto eutanásico en menor dosis de la necesaria para ahorrar dinero, lo que provocaba en los animales una agonía interminable en la que experimentaban, con plena consciencia, un profundo sufrimiento. Animales sanos, jóvenes, perras preñadas y camadas completas de cachorros, eran repetidamente conducidos a una zona restringida para los empleados del centro, donde procedía a su doloroso exterminio. En los periodos de verano llegaban a producirse hasta tres tandas de exterminio cada semana. Era tal el ritmo de sacrificios que la acusada compró 15 litros de eutanásico, 25 veces más de lo que se consume normalmente en una clínica veterinaria en el periodo investigado.

La sentencia condena también a Carmen Marín por intrusismo profesional, al administrar el producto mortal sin la titulación necesaria y por falsedad documental ya que simuló la firma y sello de veterinarios en los listados de animales incinerados para poder cobrar el servicio del Ayuntamiento de Torremolinos.

La sentencia también condena al empleado de Parque Animal, Felipe Barco,  acusado en este proceso como autor de los delitos de maltrato animal e intrusismo por cooperar con los sacrificios y la administración irregular del eutanásico.

 Advertimos de la dureza de las imágenes del siguiente vídeo:

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios