Peligros para nuestras mascotas en Navidad: Cómo evitarlos

mascotas-Navidad-peligros- para -nuestras -mascotas

Las Navidades esconden muchos peligros para nuestras mascotas, pero desde Emergencias Veterinarias de Zaragoza nos explican cómo evitarlos y pasar una Navidad sin sobresaltos.

peligros-mascotas-chuches

¿Qué alimentos no debemos dar ni dejar al alcance de nuestra mascota en Navidad?

Algunos de los alimentos que son tóxicos para nuestras mascotas son habituales en estas fechas señaladas, por eso deberemos tener especial precaución de no dejarlos a su alcance y de advertir a familiares e invitados de no darles aunque nos los pidan.

Uvas (y especialmente las pasas, por estar más concentradas): a día de hoy se desconoce cuál es la toxina que las hace tan peligrosas, pero provocan un daño renal que puede llegar a ser irreversible, de ahí que a las mascotas les dé mucha más suerte para el nuevo año celebrar las campanadas con 12 bolas de su pienso.

Chocolate: contiene teobromina, una metilxantina tóxica que está más concentrada cuanto más puro es el cacao. La ingestión de altas concentraciones de esta sustancia puede dar lugar a náuseas, vómitos, diarreas, hiperactividad, arritmias cardiacas, temblores y convulsiones. Así que el turrón y los bombones tampoco son buena forma de celebrar la Navidad para tu mascota.

Ajo, cebolla, puerro: frecuentes en muchas de las comidas navideñas, son peligrosos porque durante su metabolización se libera al organismo N-propildisulfuro, que provoca hemólisis (rotura de los glóbulos rojos) y por lo tanto anemias graves. Los gatos son más sensibles a este compuesto.

Alcohol: la ingestión de una mínima cantidad de etanol puede producir depresión del Sistema Nervioso Central, con desorientación, vómitos, incoordinación, hipotermia e hipoglucemias, así que nada de dejar brindar a vuestras mascotas con ellos.

Nueces de macadamia: su mecanismo de acción también es desconocido, pero con la ingestión de 2,4 g de nueces por kg de peso corporal ya pueden observarse síntomas como debilidad, vómitos, incoordinación, temblores e hipertermia.

perro-cara-reproche

Es muy duro negarle todo y aguantar su cara de reproche. ¿Qué pequeños caprichos podemos darle sin peligro?

Como veterinarias, somos partidarias de dar una correcta educación a las mascotas, por lo que preferimos darles caprichos cuando se los ganen, a través de la obediencia o para premiar conductas adecuadas, y no cuando nuestras mascotas, con su cara mejor ensayada, nos las pidan en la mesa. Así, en estos contextos de educación en positivo, se pueden emplear como premios tanto chuches específicamente diseñadas para perros como algunos “extras” de nuestra dieta habitual. Siempre y cuando el animal no sea alérgico o intolerante a ellos, y siempre y cuando no excedan una cantidad excesiva, se les pueden dar trocitos de jamón de York o pavo, yogur, queso fresco, zanahoria, algunas frutas como el plátano, manzana o piña, pescado blanco o trozos de carne magra cocinada SIN SALSAS NI ADITIVOS. Tendremos que tener en cuenta que el digestivo de los perros no está tampoco especialmente preparado para digerir gran diversidad de alimentos, por lo que será preferible emplear alimentos que ya haya consumido previamente y aun así, deberemos prestar especial atención a cualquier síntoma los días posteriores a su pequeño festín.

 ¿Es verdad que la Flor de Pascua es tóxica para nuestras mascotas?

Es cierto, aunque estudios realizados en animales han demostrado que las lesiones principales son únicamente digestivas. La flor de Pascua tiene una savia lechosa irritante, y si las mascotas la mordisquean pueden desarrollar hipersalivación (babeo), vómitos, pérdida de apetito y adormecimiento.

perros-gato-navidad

En cuanto al árbol de Navidad, ¿Debemos tomar alguna precaución?

La curiosidad de nuestras mascotas puede jugarles malas pasadas. En el caso de los perros, además del árbol en sí mismo (porque puedan ingerir fragmentos o resinas si son naturales), los adornos también pueden resultar peligrosos, ya que muchos tienen forma de bolas o peluches y es fácil que los perros quieran jugar con ellos. Así, podrían romperlos y lastimarse con sus fragmentos o ingerirlos en parte o en su totalidad, pudiendo llegar a sufrir obstrucciones gastrointestinales.

En el caso de los gatos, es el árbol el que corre más peligro, ya que son excelentes trepadores y cuanto más natural sea el árbol, más probable es que acabe en el suelo en un salto de nuestros felinos. Con los gatos hay que tener especial precaución con el espumillón, ya que se trata de un hilo lleno de pelos brillantes, muy atractivo para el gato, y que en el caso de que lo ingiera (algo muy frecuente durante su juego con estos elementos) provocaría una obstrucción lineal, que habría que resolver en un quirófano, dando lugar a una urgencia quirúrgica típicamente navideña en las clínicas veterinarias.

Los cables de las luces del árbol también pueden tener sus peligros, ya sea por ahorcamiento o electrocución, en las dos especies.

perros-fiesta

Algo que no podemos pasar por alto es el stress e incluso la ansiedad que puede causarle a nuestro pequeño amigo el cambio en las rutinas y la llegada de familiares e invitados a nuestra casa. ¿Pueden llegar a desarrollar patologías por esta cuestión?

Desde luego que sí. Algunas mascotas son muy sensibles al estrés y estas fechas están llenas de situaciones que pueden generarles mucha ansiedad, que podrían agravar patologías ya existentes o dar signos clínicos como anorexia, diarrea, vómitos o alteraciones de la conducta. En el caso de los perros que no son especialmente sociables, ya sea por miedo, porque no han tenido experiencias previas, o porque las han tenido no muy agradables, el hecho de que lleguen desconocidos a casa y que ellos no tengan estrategias para gestionarlo puede ser muy agobiante. Por eso, siempre es recomendable en estos casos pedir a las visitas que no interactúen con el perro si él no lo solicita, prestar mucha atención a su lenguaje corporal, proporcionarle estrategias como escondites tranquilos y cómodos, o incluso dejarle en una habitación todo lo que necesite para que pueda disponer de ello libremente.

En el caso de los gatos, esto se multiplica, y las consecuencias médicas pueden ser mucho más graves (obstrucciones uretrales, anorexia, signos gastrointestinales). Es una especie territorial que necesita tener el control de sus recursos, y eso incluye los espacios en los que habita. Así, en los gatos es especialmente importante que las visitas no fuercen las interacciones, que dispongan de varios escondites de doble salida, repisas y estantes a ciertas alturas y todos sus recursos (comida, agua, arenero, zona de descanso, rascador y juguetes) alejados y protegidos de las visitas. En ambas especies se pueden emplear feromonas que ayuden a reducir su estrés (pregunta a tu veterinario).

Por último, pero no menos importante, está el problema de los ruidos, los petardos y las tracas. ¿Cómo podemos ayudar a nuestra mascota a sobrellevar el miedo que les puede producir?

En el caso de animales con fobia a ruidos fuertes, lo ideal es acudir a un especialista en comportamiento para poder planificar con tiempo un tratamiento encaminado a sobrellevar estas situaciones. Mientras tanto, hay algunos consejos que pueden ser útiles. En primer lugar, se puede intentar reducir la intensidad de los ruidos, lo que se puede conseguir llevando al perro a la zona más insonorizada de la casa (es donde suelen acudir ellos a esconderse), bajando persianas, colocando toallas o mantas en los huecos por los que puede entrar el sonido, y amortiguándolos con sonidos domésticos (TV, radio…). Si el perro tiene la tendencia de esconderse en algún lugar, debemos dejarle que siga escondiéndose en ese sitio, y le haremos incluso esa zona más cómoda, con una camita suya o mantas, y si notamos que le alivia, con nuestra presencia. No debemos intentar sacarlo de allí ni forzarle a escuchar los ruidos con la pretensiónd e que se acostumbre, ya que sólo le generaremos más miedo. Si el perro deambula por casa (generalmente esto sucede cuando no hay un sitio en el que se sienta seguro), podremos intentar llevarle a una zona de la casa tranquila y quedarnos allí con él para reconfortarle. Algunos casos de fobias son tan graves que requieren tratamiento específico e incluso medicación, por lo que lo ideal es detectarlo cuanto antes y consultarlo con nuestro veterinario.

emvet-logo

Si pese a tomar todas las precauciones, nuestra mascota nos da un susto, el equipo de EMVET, Emergencias Veterinarias de Zaragoza, está preparado para atenderla durante todas las fiestas Navideñas. La clínica, en Paseo María Agustín 67, Zaragoza, está abierta ininterrumpidamente desde las 9 de la noche de hoy viernes 22 de diciembre hasta las 9 de la mañana del martes 26.  Lo mismo ocurrirá la próxima semana, del viernes 29 de diciembre al martes 2 de enero.

emvet-emergencias-veterinarias-de-zaragoza

En Emergencias Veterinarias de Zaragoza abren cuando las clínicas veterinarias están cerradas: mediodías, noches, fines de semana y todos los festivos del año.

Os invitamos a visitar su Facebook https://www.facebook.com/emvetzaragoza/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios