6 meses de prisión para el militar que mató al gato de un soldado

Negrito-gato- murió -disparado-militar

Condenan a prisión, por un delito de maltrato animal, al militar que disparó y mató al gato de un soldado, dentro del Cuartel de Cuatro Vientos.

El Juzgado Penal Nº15 de Madrid condena a 6 meses de prisión a Pablo Y. T., Cabo 1º en la Base Aérea de Cuatro Vientos, por un delito de maltrato animal. Se le condena así mismo, a la inhabilitación especial de dos años para el ejercicio de profesión u oficio que tenga relación con los animales o su tenencia.

La Protectora El Refugio, personada como acusación popular, recurre la sentencia para pedir un año de cárcel por los hechos sucedidos, que es la pena máxima contemplada por el vigente Código Penal, para delitos de este tipo. 

El pasado 18 de octubre se celebró en El Juzgado Nº 15 de lo Penal de Madrid el juicio a un Cabo 1º por disparar y matar a Negrito, un pequeño gato de casi un año de edad, propiedad de un soldado que vive en su mismo cuartel.

La Protectora El Refugio, personada como acusación popular, pedía así mismo la inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier profesión u oficio que tenga relación con el cuidado, custodia o compraventa de animales domésticos, por tiempo de dos años.

Según consta en sentencia, de forma textual como hechos probados, el acusado Pablo Yuste Tierraseca, destinado como Cabo del Ejército en las instalaciones de la Base Aérea de Cuatro Vientos (Madrid), sobre las 12:00 horas  del día 25 de septiembre de 2015, estando en la sección de jardines, encontró un gato que tenía bajo custodia y cuidados el soldado Javier S. R. Cogió una carabina de aire comprimido y, con la finalidad de acabar con la vida del animal, le disparó certeramente con la misma. El proyectil impactó en sus pulmones saliendo por el hemitórax, lo cual le produjo la muerte.

Queda probado que el acusado recoge al gatito y lo introduce en una bolsa de plástico, tirándolo al contenedor de basuras cercano al lugar de los hechos. Algo que es observado por el denunciante y otros dos testigos compañeros del cuartel, según consta en las actuaciones.

El denunciante, tiene conocimiento de que el Cabo 1º tiene un arma de aire comprimido que ha utilizado en innumerables ocasiones para abatir a los animales que pacen por el acuartelamiento.

“Desde El Refugio estamos contentos por conseguir una nueva condena de cárcel para el autor de este caso de maltrato animal. Nuestra petición es la máxima que permite el código penal, un año de cárcel, por lo que hemos recurrido la sentencia”. Concluye Nacho Paunero, presidente de El Refugio.

 

Comentar

Comentarios